Fisioterapia Obstétrica y Uroginecológica

Existe una rama de la fisioterapia relacionada con la obstreticia llamada “Fisioterapia Obstétrica y Uroginecológica“. Esta disciplina está ortientada a reparar las disfunciones musculoesqueléticas en el suelo pélvico y que puede afectar a mujeres de todas las edades. Suele deberse a periodos gestacionales pero también puede estar relacionado con procesos oncológicos, dolencias degenerativas… etc, en los que el suelo pélvico puede verse resentido.

Vamos a ver en detalle cada una de las disciplinas:

Fisioterapia Obstétrica

La fisioterapia obstétrica es una disciplina poco extendida en el sistema sanitario español a diferencia de lo que ocurre en otros países. Disminuir el dolor pélvico crónico o agudo, prevenir a través de la toma de conciencia que se dañe el suelo pélvico, facilitar el alumbramiento y la recuperación de la mujer son algunas de sus funciones.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia antes del parto?

  • Toma de conciencia de la musculatura perineal, mejorar la respiración durante el embarazo y el día del parto, adoptar posturas que ayuden a la mujer a soportar mejor las contracciones, aprender a masajear el periné para flexibilizarlo y que el paso del bebe sea más fácil menos doloroso y sobretodo intentar evitar una posible episiotomía.
  • Capacidad de realizar ejercicios de relajación, concentración y trabajo.
  • Ejercicios para embarazadas para mantener la forma física acorde con los cambios que se van produciendo durante el embarazo: Estiramientos, trabajo de la cintura pélvica ósea, la movilidad, trabajo del recto del abdomen músculo muy importante para favorecer el periodo expulsivo y el mantenimiento de la estática pélvica durante todo el embarazo.
  • Ejercicios circulatorios: Para mejorar la circulación de miembros inferiores.
  • Desbloqueo / Liberación de la pelvis.
  • Prevenir posibles incontinencias urinarias y disfunciones del suelo pélvico.

Fisioterapia Uroginecológica

Sin embargo, no es necesario haber pasado por un embarazo para que puedan aparecer disfunciones pelvi-perineales. El simple hecho de una hipotonia de la musculatura del suelo pélvico puede dar lugar a patologías relacionadas con órganos como la vejiga, útero o recto.

Para las disfunciones del suelo pélvico existen varias alternativas de tratamiento. Una de ellas es la fisioterapia perineal o del suelo pélvico. Conjunto de técnicas conservadoras que permite prevenir y recuperar en muchos casos las disfunciones pelvi-perineales.

Disfunción del suelo pélvico

Dentro de las dolencias más tratadas se encuentran las siguientes:

  • Alteración en el sistema muscular: hipotonía/hipertonía, disminución de la fuerza.
  • Distensión de las fascias y/o ligamentos.
  • Lesión neurológica periférica: atrapamientos del pudendo.
  • Alteración del control motor: Retraso o ausencia de la contracción durante los esfuerzos.
  • Disfunciones miccionales: incontinencias al esfuerzo o urgencias miccionales.
  • Disfunciones sexuales: anorgasmia, vaginismo vulvodinia, dispareunia.
  • Disfunciones ano-rectales: estreñimiento, incontinencia anal.
  • Prolapsos.
  • Inestabilidad pélvica.

Si te encuentras en alguna de las anteriores situaciones, estás en grupo de riesgo, y NO ES NORMAL por lo que lo ideal seria que consultes con tu fisioterapeuta o osteópata de confianza.

En paralelo, para prevenir que aparezcan este tipo de patologías, debes realizar un fortalecimiento habitual de la zona abdomino-pélvica a través de los ejercicios recomendados por un profesional.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar