Dolor de rodilla: Condromalacia rotuliana

El dolor de rodilla puede deberse a numerosas causas. Una de las más comunes es la condromalacia rotuliana, muy frecuente en deportistas que someten a sus rodillas a grandes esfuerzos.

Técnicamente se trata de un desgaste del cartílago que recubre la parte posterior de la rótula. Esta degeneración se traduce primero en una sensación de rozamiento cuando se flexiona la rodilla y más adelante se manifiesta con dolor.

🦵Causas y síntomas del dolor de rodilla

La condromalacia rotuliana se produce cuando la rótula, que en circunstancias normales realiza su movimiento gracias a los tendones que la sujetan, no se desplaza bien y acaba rozando con la parte inferior del fémur.

Esto puede deberse a:

  • Una posición anormal de la rótula.
  • Debilidad o rigidez muscular en el muslo.
  • Caminar con los pies planos.
  • Someter a la rodilla a esfuerzos excesivos a causa de una actividad física.

↗️ Grados de la condromalancia rotuliana

Existen diferentes grados de esta afección

  • Grado 1: En el que existe edema y el cartílago rotuliano ya está reblandecido.
  • Grado 2: Fibrilación o alteración en la superficie del cartílago. Esto se ve en las artroscopias como si el cartílago “se deshilachara”.
  • Grado 3: Fisuración, existiendo ya hendiduras que alcanzan las capas más profundas.
  • Grado 4: Ulceración, agravándose las hendiduras anteriores.
  • Grado 5: Eburnación, debido a la profundización de la ulceración se llega a afectar el hueso subcondral que tenderá a hipertrofiarse como en la artrosis.

Los síntomas son muy molestos porque acaban restando movilidad a quien la padece. El dolor y las molestias empiezan a notarse al caminar, subir escaleras o al ponerse en pie después de estar un rato sentados y va acentuándose poco a poco con el paso de los días. Además, hay una sensación continua de sensibilidad en la rodilla, que puede presentar un aspecto hinchado.

💊Tratamiento y prevención de la condromalacia rotuliana

Como siempre, hay que dejar la opción de la intervención quirúrgica para los casos más graves y avanzados, cuando el cartílago es ya prácticamente irrecuperable. En los casos más leves la receta es simple y eficaz: reposo y antiinflamatorios. Una vez controlado el dolor, es cuando deben intervenir los especialistas. En nuestro centro de Osteopatía en Galapagar, tratamos esta dolencia con ejercicios destinados a fortalecer el cuádriceps y los tendones, los responsables de una correcta sujeción de la rótula y su buen funcionamiento.

Con el paso del tiempo y un tratamiento correcto, el problema queda solucionado, si bien se recomienda una serie de cambios en los hábitos de quien ha sufrido una condromalacia rotuliana para prevenir que vuelva a producirse. Por ejemplo, a la hora de practicar deporte mejor nadar e ir en bicicleta que correr sobre superficies duras, y utilizar alguna clase de vendaje, rodillera o sistema de sujeción de la rótula.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar